El poder de Silicon Valley | Increnta

El poder de Silicon Valley

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Actualmente se habla mucho de la innovación como uno de los pilares de cualquier empresa, sin embargo es un término algo difuso y difícil de definir. Nadie duda que las compañías tecnológicas han sido las protagonistas indiscutibles del desarrollo mundial en los últimos años, convirtiendo a Silicon Valley en la cuna mundial de la innovación.

Para poder despegar, cualquier startup tiene que reunir rápidamente mucho talento y financiación de capital riesgo, y el mejor lugar para conseguir ambas cosas sigue siendo Silicon Valley, pese a que muchos países han intentado replicar el modelo sin el mismo éxito.

Historia de Silicon Valley

La denominación ‘Silicon Valley’ es una invención periodística de la década del 70 que se define como un espacio geográfico de un enorme dinamismo empresarial que abarca la parte sur de la Bahía de San Francisco, más concretamente el Valle de Santa Clara.

Silicon Valley está muy asociada a las ciudades de Palo Alto y Menlo Park, una zona agrícola por excelencia, hasta que los Stanfords (una familia de ricos empresarios ferroviarios) crearon, en 1891, la Universidad de Stanford, llamada realmente Leland Stanford Jr. University.

El verdadero auge de Silicon Valley se produce en la década de los 90, cuando la explosión de Internet multiplica por cien la creación de empresas. Hoy en día, Silicon Valley conforma un territorio físico y mental, un gran motor de ideas y recursos humanos formado por un potente ecosistema de más de 6.200 firmas, entre las que destacan Apple Computer, AMD, Adobe System, Cisco System, Oracle, Symantec, Silicon Graphics, Sun Microsystems, 3Com, Varian, Atmel Corporation, LSI Logic Corporation, y sobre todo la mayoría de compañías con modelos de negocio en Internet que conocemos, comenzando por Google, Yahoo, eBay,…

Es ‘vox populi’ que el poder de Silicon Valley ha traspasado las fronteras estadounidenses, pero ¿Qué es lo que hace tan especial al ‘Valle del Silicio’ que otros países han intentado copiar este mismo modelo? ¿Cuáles son las características de ese paraíso tecnológico y emprendedor?

Características de Silicon Valley

Silicon Valley es un lugar que ha conseguido reinventarse a sí mismo: en la década de los 40 y los 50 había muchos fabricantes de instrumentos de medición, en los 60 aparecieron las empresas de semiconductores y microchips. Los años 70 y 80 dieron paso  a los ordenadores y productos electrónicos, como Apple y Atari, en la década de los 90 surgieron las ‘puntocom’, y hoy en día estamos sufriendo el boom de las empresas de redes sociales.

Silicon Valley

El trato equitativo es marca de origen del valle del Silicio. Un ejemplo esclarecedor es que en Silicon Valley no existen parkings exclusivos para ejecutivos. Una de las máximas de Silicon Valley es involucrar a todos los miembros del proyecto de una forma ecuánime, haciendo partícipes a todos los empleados en las ganancias de la empresa.

Silicon Valley es más que un simple lugar. Es un estado mental, es la creencia de que el riesgo, la innovación y el atrevimiento superan a las cosas viejas y seguras, a la par que obsoletas.  La convicción de que no importa quién es quién, sino qué es lo que sabe.

Otra de las premisas fundamentales de Silicon Valley es que equivocarse es aceptable si no eres deshonesto. La manera en que se maneja el fracaso es una forma de construir credibilidad y confianza.

Pese a los notables intentos de emular Silicon Valley en otras regiones, el Valle del Silicio se mantiene a la cabeza en innovación. Diversos clusters tecnológicos están surgiendo en países como Reino Unido, Rusia, India, Israel, Francia y China pero no consiguen competir con Silicon Valley ¿Se podrá algún día replicar el modelo exacto en otros países? Habrá que esperar para responder a esta pregunta, pero todo parece indicar que Silicon Valley nunca se podrá copiar porque su esencia es única, por muchos intentos que se promuevan desde distintos gobiernos.