Marketing farmacéutico: ¿por qué hablamos de datos, si hablamos de personas?

El sector farmacéutico y sanitario posiblemente sea el protagonista de muchas de las búsquedas de información y productos que se realizan a diario, a través de los principales motores de búsqueda online, con la idea de dar con resultados de calidad y contenidos que aclaren dudas u orienten.

Por este motivo, el marketing farmacéutico tiene un crucial desafío a la hora de desarrollar acciones donde prime la profesionalidad, el rigor y la escucha activa del usuario.

Teniendo en el punto de mira estos principios que atañen también a lo emocional, el objetivo de todo contenido y acción en canales de comunicación online y social media debe seguir la pista del feedback que se recibe de clientes, visitantes, seguidores y usuarios.

¿Y cuál es el mejor referente para conocer las respuestas y reacciones a nuestros mensajes? Pues los datos que arrojan las métricas y facilitados por todos los canales digitales, teniendo
en cuenta que tras ellos se esconde la experiencia y toma de decisiones de las personas que acuden a la marca.

La relevancia de los datos para conocer a las personas

Toda empresa farmacéutica cuenta con una base de datos e información de sus clientes y usuarios que puede usar para mejorar su comunicación y personalización de productos o
servicios.

Generar confianza, credibilidad y cercanía no es tarea sencilla en el marketing farmacéutico, por ello que deba apoyarse en toda información que le permita tener un conocimiento más
profundo de las necesidades, hábitos y comportamiento de las personas que se convierten en usuarios.

A día de hoy, son muchas las fuentes y recursos que se pueden emplear para extraer datos e identificar patrones. Pero a estas alturas de la digitalización, la clave reside en saber hacer un buen manejo e interpretación de todos estos datos que nos arrojan las herramientas digitales.

Porque en una buena interpretación reside el éxito para identificar a las personas que acuden a nuestra empresa para solucionar dudas, recibir asesoramiento o cubrir sus necesidades,
arropados por la profesionalidad y conocimiento que reconocen en los contenidos de la marca.

Las personas siempre deben estar en el centro de la estrategia

Una de las mayores ventajas que se pueden extraer de los datos en el marketing farmacéutico es que pueden ser el mejor recurso para alinear objetivos y diseñar acciones que pongan en consonancia las propuestas de los equipos de venta, marketing y atención al cliente, y su manera de entablar relación con las personas.

Como indica la voz de los expertos, para ello no es solo cuestión de la interpretación adecuada de los datos, sino en saber hacer las preguntas adecuadas y fijar los objetivos de forma
estratégica, de manera que todo ese esfuerzo dedicado a recabar y analizar datos sea efectivo y exitoso.

Objetivos como mejorar la fidelización o el engagement pueden ser un buen comienzo para usar los datos teniendo al usuario en el centro de toda acción.

Si pasar de los datos masivos al Small Data es un desafío para las empresas farmacéuticas, es importante apoyarse en herramientas más tradicionales para conocer a las personas y detectar frustraciones y satisfacciones en su relación con la marca y el producto, como son las bases de datos de clientes y el CRM.

Actualmente, el CRM es la herramienta más eficaz para gestionar datos personales de forma rentable y óptima, e ir trazando el perfil de cada persona según sus intereses, consultas o
compras. Esto permite al marketing farmacéutico realizar varias acciones esenciales:

  • Conocer el comportamiento de los clientes.
  • Segmentar la base de datos de los clientes, según su comportamiento, necesidades e intereses.
  • Diseñar acciones estratégicas que se ajusten a cada persona para mejorar las probabilidades de conversión.

Esta importancia de las personas en el marketing farmacéutico y llegar a conocerlas, mejora a través de los datos que emanan de su relación con la empresa, ayudando a que los expertos en marketing, ventas y atención al cliente puedan reforzar su mensaje y cercanía a través de:

Toma de decisiones en conjunto y con objetivos alineados

Consiguiendo mayor probabilidad de éxito y conversión de cualquier acción de marketing o promoción que responde a las oportunidades detectadas en la experiencia de cada persona.

Personalización de las acciones

Comenzando por la estrategia de comunicación, acotando el mensaje, canal y frecuencia para asegurar que el contenido con el que se impacta es de interés, utilidad y consigue un buen feedback.

La personalización en los servicios -acorde a la forma de consumo, preferencias y gustos- será clave para que el nivel de satisfacción sea mayor y por tanto mejore la relación de confianza y cercanía entre marcas y personas.

En general, la gestión eficiente de la información que se puede extraer de los datos se convierte en la mejor manera de conocer y escuchar a las personas que están detrás de ellos y trabajar en el engagement o compromiso que determinará que la marca sea percibida como diferente y única.

LEE TAMBIÉN ESTOS ARTÍCULOS

Leave a Comment