Bounce rate: cómo interpretarlo de manera correcta

En el ecosistema digital existe una marcada tendencia, con rasgos casi obsesivos en ocasiones, por analizar métricas que no aportan nada al modelo de negocio. Son muchos los clientes con los que me reúno que insisten en medir el éxito de un contenido a través de, por ejemplo, el número de veces que se ha compartido. La verdad es que existen muchas maneras de lograr que ese valor aumente como la espuma, pero hay otras métricas que debes tener en cuenta y que son más complicadas de interpretar. Me estoy refiriendo al bounce rate, o tasa de rebote, y a cómo interpretarlo de forma correcta.

Cualquiera que gestione un site, ya sea una página web, un blog o un e-commerce, e independientemente de la plataforma en la que se haya construido (WordPress, Magento, Drupal), debe tener en cuenta la información que proporcionan herramientas de análisis de tráfico como Google Analytics. Y es que, además de mostrar visitantes, páginas vistas o backlinks, una de las métricas más importantes para medir el ROI de un sitio web es el bounce rate o tasa de rebote.

El bounce rate, que se expresa de forma porcentual, mide el porcentaje de sesiones que ha visitado una sola página y se ha marchado. Es decir, sesiones en las que el usuario ha abandonado el sitio en la página de entrada sin interactuar con ella. A grandes rasgos, que luego aclararemos, si un sitio web tiene un bounce rate pequeño significa que el contenido esta en plena sintonía con el usuario que lo visita, y que la estructuración del site invita a continuar leyendo. Si por en contrario, el bounce rate de un sitio web es demasiado alto, es muy probable que la página no esté cumpliendo con las expectativas del usuario, y que los elementos de navegación estén desestructurados.

New call-to-action

¿Por qué es importante el bounce rate para el posicionamiento orgánico?

Aunque muchas de los elementos que envuelven al posicionamiento orgánico rezuman misterio, es una realidad que los diversos parámetros que tiene en cuenta Google a la hora de valorar un sitio web se encuentra el bounce rate. Pese a que, en muchos casos, la forma de calcular este valor no es la adecuada. Por ejemplo, si un usuario accede a una página a través de un buscador y, después de estar dos o más minutos leyendo el artículo, abandona el sitio, el bounce rate mostrará un abandono sin ningún tipo de acción. Lo que es completamente incierto, ya que el usuario encontró lo que buscaba, e incluso lo disfrutó.

bounce rate que significa

¿Cómo interpretar el bounce rate?

Lo primero que debemos saber a la hora de analizar el bounce rate es que el porcentaje de rebote no puede ser el mismo en un blog, que en una web, que en un e-commerce, que en una landing page. Por ejemplo, se espera que la tasa de rebote de un e-commerce sea menor que la de un blog, ya que en un e-commerce es habitual que las personas visiten varias páginas, ya sea para comparar precios o buscar productos complementarios, mientras que por el contrario, los lectores mas asiduos de un blog ya suelen conocer los contenidos, y muchas veces entran para ver si hay algo nuevo.

Partiendo de esta premisa fundamental, existen varias directrices universales para analizar e interpretar el bounce rate de un site de manera correcta:

1- Un elevado bounce rate no tiene por qué ser un problema

Siempre asociamos una alta tasa de rebote con una catástrofe de dimensiones mayúsculas. Un elevado bounce rate no necesariamente significa un usuario insatisfecho. Por ejemplo, imaginemos que un usuario busca un teléfono de soporte técnico, y lo encuentra en la primera página que visita. Ya ha conseguido lo que buscaba, y no tiene ninguna necesidad de seguir navegando.

RESULTADO: el bounce rate es del 100% y el usuario está plenamente satisfecho.

Una alto bounce rate es un problema cuando el objetivo del site es que el usuario viste el mayor número de páginas posible. Por ejemplo si la meta final es que el cliente potencial finalice una transacción comercial dentro del propio site.

2- Cuidado con la plataforma de medición que utilizas

Si dejas de utilizar Google Analytics y cambias a otra solución como Clicky, de repente te vas a dar cuenta que tu bounce rate se reduce a la mitad y vas a pasar del 75% u 80% a un 30 o 40%. ¿Magia? Siento desilusionarte, pero no.

RESULTADO: Cada sistema define y mide sus indicadores de forma distinta. No pienses que por cambiar de herramienta, tu porcentaje de rebote ha bajado o subido. Simplemente es el mismo.

En definitiva, para calcular la tasa de rebote, lo mas importante es no apoyarse en números generalizados. Debes preguntarte el tipo de soporte y segmentar las diferentes tipologías de usuario para conseguir datos fiables. Un último consejo: un buen análisis del bounce rate te permitirá conocer datos de tu audiencia vitales para mejorar tu modelo de negocio. Si te interesa otro artículo sobre cómo corregir el porcentaje de rebote en Google Analytics, haz clic aquí.

Te asesoramos para obtener mejores resultados en tu negocio digital

LEE TAMBIÉN ESTOS ARTÍCULOS

Leave a Comment