Estrategia de Marketing de Influencers | Increnta

Cómo hacer una estrategia de éxito con influencers

Marketing de Influencers
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

¿Por qué los influencers son capaces de influir sobre sus comunidades en favor de una marca o producto? La respuesta es muy sencilla: confiamos en una opinión personal mucho más que en una ficha técnica. En un mundo sin barreras como el que han creado las redes sociales, además, la opinión de un conocido puede ser también la de una figura popular a la que seguimos a diario.

 

Y las estadísticas confirman esta manera de prescribir artículos o servicios: entre los años 2014 y 2019 ha crecido exponencialmente la inversión en campañas con influencers para marcas casi al mismo ritmo que disminuía la publicidad “impresa”.

 

El porqué del Marketing de Influencers

Las campañas con influencers pueden aportar mucho a una marca, ¿pero en qué basamos esta afirmación? Os aportamos unos cuantos motivos de peso basados en estadísticas de Marketing de Influencers:

  • Todos consultamos vídeos con tutoriales en las redes, para los temas más variados. Se han convertido en los nuevos manuales de instrucciones, monitores de manualidades, etc.
  • Las generaciones más jóvenes prefieren el formato vídeo y pasan mucho tiempo conectados y revisando sus redes sociales
  • YouTube tiene dos mil millones de usuarios. Este dato debería ser suficiente, pero recordad que un influencer puede hacer una buena labor casi desde cualquier red siempre y cuando su contenido, su comunidad y la identidad de marca estén alineados. Y que Instagram tiene más de mil millones de usuarios activos al mes.
  • El 91% de los Millennials confían de la misma manera en las opiniones que encuentran en la red que en las de su entorno cercano (Encuesta sobre Reseñas de Clientes Locales de BrightLocal en 2018).
  • La publicidad invasiva debe ser completamente evitada: no se percibe con confianza e incomoda al usuario de una red social. El formato de recomendación a través de influencers es publicidad, pero no se percibe como tal. Cuando un usuario lo consume y el influencer está haciendo bien su trabajo, su sensación es de entretenimiento o de búsqueda de consejo. Después de todo, ¿quién no utiliza el Adblock?

Y esto es solo un resumen de los muchos datos que nos llevan a pensar que utilizar influencers puede ser una buena inversión para las marcas.

 

Cómo preparar una estrategia exitosa con influencers

Aprovechar a personas con influencia sobre sus audiencias para promocionar un producto o incluso llevar a cabo una campaña de branding es una tarea que necesita de una planificación propia completamente alineada con la estrategia global de marketing digital

Empecemos por el principio, ¿qué debemos poner en el centro al plantear una estrategia con influencers? Sencillamente, la identificación. De ese modo podemos escoger un destinatario muy concreto al que llegar a través de alguien en quien se ven reflejados y que, por tanto, les va a generar confianza, incluso cuando esté realizando una campaña de publicidad.

En segundo lugar, debemos estudiar en profundidad sus contenidos: ¿toca algún punto de dolor par la marca? ¿Sus valores están alineados con los del negocio? ¿Estamos dispuestos a dejar que él o ella decida cómo presentar nuestro producto o marca? 

Estas preguntas tienen mucho peso: las audiencias siguen a los influencers porque les gusta lo que hacen, por tanto no tiene sentido pedirles que se salgan de su línea estilística y argumental. Pero hay que hacer un estudio sereno sobre cómo encaja una empresa con ese estilo y mensajes.

¿Qué tamaño de audiencia debe tener un influencer para que nos paremos a pensar en una colaboración? La respuesta más obvia podría ser que cuanta más audiencia, mejor. Pero lo cierto es que si queremos que nuestro mensaje llegue a través de su voz, nos interesa muchísimo más su capacidad de generar interacción.

Pero los personajes muy famosos, con comunidades gigantes, no siempre tienen tiempo ni estructura como para que la interacción con los seguidores se cuide lo suficiente. Y en este escenario es donde hacen aparición los nano influencers, creadores de contenido con comunidades de unos 1.000 a 10.000 seguidores y una relación muy cercana con ellos.

Y, ¿cuál es la plataforma idónea en la que plantear esa colaboración? La respuesta siempre es la misma: allí donde esté el público o potencial comprador al que estés dirigiendo la acción. Obviamente Instagram ahora mismo es un lugar idóneo y donde los públicos de distintas edades son fáciles de encontrar. 

Pero TikTok no debe dejar de considerarse, siempre y cuando encontremos la manera de compaginar frescura y naturalidad con el producto o marca. Y YouTube, para el formato tutorial y demos más elaboradas, sigue siendo un lugar perfecto. 

Tampoco debemos dejar de lado las colaboraciones con streamers de Twitch, una red social inicialmente destinada a los aficionados a los videojuegos pero en la que marcas relacionadas con el turismo, el deporte o la gastronomía están abriendo un camino muy interesante.

 

 

Por último, la acción planeada debe quedar muy clara antes de iniciar la colaboración, y se debe poder compaginar nuestro mensaje con los valores, modos y estilo del influencer. Es la única manera de que no sea percibido como publicidad intrusiva y cause un efecto contrario al deseado.