Ley de cookies: el ABC en el negocio online

Una de las palabras que más de moda se ha puesto en los últimos tiempos en el mundo online son las cookies.  Seguramente, a más de un despistado la palabra cookie le evocará a las dulces galletas que la abuela hacía por Navidad. A otros les parecerá como el típico sello que el ‘segurata’ de la discoteca ponía para salir y poder volver a entrar. Sin embargo en Internet, las cookies simplemente se utilizan para obtener información de lo que el usuario hace cuando navega  por la red y, este punto, es clave para el negocio online.

Las cookies son archivos que almacenan información sobre el comportamiento de un usuario en la nube, qué páginas ha visto, el tiempo que ha estado navegando, en qué publicidad se ha interesado,…

cookies

Fuente: GettyImages

El rastro de todo paseo por Internet queda marcado en unas huellas de inmenso valor ante la competencia en el negocio online. Gracias a las cookies podemos hacer que los navegadores almacenen datos de usuarios y contraseñas para acceder a diferentes servicios y así no tener que reescribirlos una y otra vez.

Pero el uso que las empresas hacen de las cookies es completamente diferente. Las compañías utilizan las cookies para poder personalizar la navegación y registrar información sobre hábitos para, luego, ofrecer una publicidad ‘a medida’. Esta situación ha generado a largo plazo una dicotomía entre esta publicidad que utiliza cookies y los posibles abusos de privacidad.

Una vez explicado que son, es primordial señalar cuáles son los usos  más frecuentes de las cookies

  1. Llevar un control exhaustivo de los usuarios: Cuando, en una página web, aceptar el usuario la opción de guardar usuario y/o contraseña, estos datos se guardan en una cookie, ya que el protocolo HTTP no tiene la capacidad de almacenar estos datos.
  2. Guardar opciones relacionadas con el diseño: las cookies permiten personalizar las opciones de diseño (color del fondo, activación sonidos,…) de cualquier web, para así no tener que cambiarlo cada vez que entras en esa misma página.
  3. Información sobre costumbres de navegación: en una cookie también se puede almacenar información sobre las costumbres de navegación de un usuario. Esta información es devuelta al servidor cuando conectamos a dicha página.

 

¿A quién no le ha pasado alguna vez que después de comprar un billete de avión vacaciones para disfrutar de unas merecidas vacaciones al sol de la Toscana, durante los días posteriores a la compra, ‘misteriosamente’ hay un banner de hoteles en la Toscana que te persigue allá por donde navegas?. Pues este tipo de publicidad, algo intrusiva pero muy efectiva a la hora de convertir, se nutre de las cookies para ofrecer al usuario una publicidad personalizada.

 

Desde el punto de vista empresarial, existen diferentes tipos de cookies dependiendo de la entidad que las gestione, el plazo en que permanecen activadas,…

cookies

Fuente: GettyIimages

 

Dan una información muy valiosa sobre los consumidores que bien analizada y parametrizada puede ayudar a definir específicamente los perfiles de los clientes y ofrecerles un producto en el que realmente estén interesados.

Desafortunadamente, el inconveniente que surge aquí es que el usuario puede decidir en cualquier momento borrar las Cookies de su ordenador por lo que todos los datos sobre el cliente se borran de un solo plumazo. Un riesgo que cualquier empresa debe asumir, pese a que se puede cubrir las espaldas instalando Cookies de larga duración.

 

En los últimos tiempos se ha abierto un debate que enfrenta a muchos pero que, para bien o para mal, es el resultado del presente más radiante en el negocio online. ¿Hay que primar la protección de datos? ¿Qué permite la nueva Ley de Cookies? ¿Hay una guía sobre el uso de las cookies para que las empresas podamos seguir una biblia de actuación? En próximos artículos llegará la respuesta.

Suscríbete gratis al blog | INCRENTA

 

 

LEE TAMBIÉN ESTOS ARTÍCULOS
Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment