¿Qué es la reputación online? La importancia de la identidad digital

El entorno 2.0 ha contribuido a la construcción de canales hiperconectados donde los usuarios participan, se expresan, interactúan y colaboran. En este contexto, cada persona se muestra con una serie de atributos que definen su personalidad online. La identidad digital está formada por la información sobre un individuo expuesta en Internet y la reputación online, por su parte, es la opinión social que otros usuarios tienen de la vivencia online de una persona.

En cuanto al mundo empresarial, la historia no cambia mucho. La reputación online y la identidad digital de un negocio viene definida por el contenido que aparece en Internet sobre el mismo: texto, imágenes, comentarios, Redes Sociales,…

La clave del auge de la importancia de la reputación online reside en el feedback. La información que conforma la identidad digital de una empresa no solo es vertida por el propio negocio, sino que son los propios usuarios de Internet los que proyectan la imagen de la compañía en la red.

Miles de negocios han sufrido pérdidas millonarias por no haber sabido gestionar correctamente la reputación online: el ejemplo más claro es el de United Airlines. La aerolínea rompió una guitarra a un cliente en un vuelo comercial, hasta ahí son cosas que pueden pasar, gajes del oficio. El problema es que United Airlines no supo gestionar las quejas del cliente, que lo único que quería era una guitarra nueva. El usuario hizo un video con una canción en la que literalmente decía: United Airlines rompe guitarras y se convirtió en uno de los vídeos más vistos de Youtube. Resultado una crisis de reputación online sin precedentes por no haber sabido gestionar la identidad digital.

Este ejemplo es uno de los más clarificadores y graciosos para explicar que hoy en día es fundamental cuidar la imagen de tu empresa en Internet. Existen varios aspectos a tener en cuenta para mantener e incluso recuperar la reputación online.

5 claves para mantener la identidad digital de una empresa

1- Cuida todo lo que publiques. Todos los soportes pueden originar una crisis de identidad digital. Un error muy común es prestar excesiva atención a la página web, y descuidar otros soportes como las Redes Sociales o los blogs. Ten en cuenta detalles como la ortografía (las faltas desprestigian a tu marca), la orientación de esos contenidos y la gestión de los comentarios negativos, intenta neutralizarlos con respuestas cordiales.

2- Controla lo que se dice de tu empresa. Mantente al día sobre lo que se dice de tu negocio en la red para ver si es positivo o negativo y, en el último caso, tratar de solucionarlo.  En este artículo te ofrecemos las principales herramientas para gestionar la reputación online

 

 identidad digital

 

3- Vigila a tu competencia. Es vital controlar aquello que se dice de tu competencia directa, puede darte pistas sobre si lo estás haciendo bien o mal e incluso conocer algunos errores que debes evitar.

4- Redes Sociales. Las Redes Sociales son el principal foco generador de crisis de identidad digital. Trata de responder con asiduidad a los comentarios, y haz especial hincapié en los negativos a través de respuestas amables y cordiales. Lograrás una reputación positiva.

5- Cuidado con los perfiles personales de los directivos. Pese a que un perfil personal no debería afectar a nivel de empresa, la realidad es que si tienes un negocio con inversores o socios, la información que circula sobre ti en Internet también es importante. Cuídala al máximo.

Como hemos podido comprobar, gestionar la reputación online es muy importante para crecer en Internet ¿Estás preparado para afrontar una crisis de identidad digital? ¿Vas a dejar en manos inexpertas la reputación online de tu empresa? Increnta te propone un plan de acción para conseguir aumentar positivamente la reputación online. ¿Quieres saber de qué se trata?

Suscríbete gratis al blog | INCRENTA

LEE TAMBIÉN ESTOS ARTÍCULOS

Leave a Comment