Consigue clientes potenciales con la creatividad social

Uno de los grandes cambios que ha dado el comercio entre empresas y clientes es la direccionalidad de la comunicación: los clientes ya no son sujetos pasivos. Ahora gozan de una independencia asombrosa que cada vez va adquiriendo más fuerza. ¿Qué hacer entonces? A continuación te voy a mostrar cómo lograr clientes potenciales con unas campañas sociales creativas.

Porque ya no basta con emitir un mensaje de oferta a un conjunto de personas que ‘igual’ quieren comprar tu producto. Ahora el dueño del equilibrio de intereses es el usuario y como tal sabe de su poder. ¿Qué puedes hacer entonces? Básicamente tu función como empresario es la de agasajarle con una comunicación eficaz.

No se trata de engañar sino de hacer las cosas bien. Si no llegas a las personas adecuadas en el momento adecuado estás perdido, y por eso te quiero dar las claves para optimizar tus campañas sociales: aquí es donde vas a marcar la diferencia, un antes y un después en la concepción del cliente.

Porque ahora él necesita informarse al máximo, pensar y barajar las diferentes ofertas que tiene para finalmente decidirse por una que ha descubierto en Internet. En este artículo descubrirás las tácticas que debes hacer en cada fase del embudo de conversión.

Consigue clientes potenciales dependiendo de la etapa de funnel en el que se encuentren

Lograrás un mayor impacto tanto en cuanto adaptes tus estrategias de marketing a lo específico, lo que necesita el cliente en cada momento. De este modo evitarás una pérdida de tiempo e inversión que al final resultaba irrelevante.

Debes descubrir cómo las distintas tácticas de marketing online te ayudarán a captar más tráfico cualitativo aprovechando la información que tienes de tus usuarios y de los recursos disponibles, que no son pocos. ¿Cómo hacerlo? Sin duda la automatización de la que tanto hemos hablado entrará en juego muy pronto.

1. Presenta un buen cartel.

Todo primer paso antes de una compra es la fase de información, es decir, una toma de contacto inicial. ¡Hazla tuya! Tu venta depende de que des al usuario los recursos pertinentes para que se interese por tu producto. Añade valor a lo que hace el resto de tu competencia.

Tu público objetivo sospecha que tiene una necesidad, un interés que debe ser saciado. Si tú se lo confirmas de manera sutil y cordial conseguirás que ciertamente lo confirme y dé una oportunidad a tu producto para que lo resuelva.

Aquí es donde la acción social tiene tanta importancia, porque el usuario está ansioso de información y sobre todo de recomendaciones. ¿A quién visitará? No dudes de que vaya a las redes sociales para contemplar tu reputación online.

Por eso mismo debes cuidarla, ofrecer información en todas y cada una de las redes sociales en las que esté tu cliente. Es el único modo de que finalmente acepte su problema y te presente como alternativa posible para resolverlo.

Pero no te equivoques, en este primer contacto todavía no serás su decisión tomada: tu tarea en esta fase es aparecer como una fuente de recursos, ser lo más útil posible para el cliente. Debes ofrecer información para cada necesidad y así captarás su interés.

Has de ser útil siempre que sea posible para fomentar una buena futura relación con el usuario. Para ello es conveniente que programes tus contenidos cada día: participa en las conversaciones, responde a las preguntas…

 

Consigue clientes potenciales con la creatividad social

 

2. Saca valor de tu producto y muéstralo.

¿Cuál va a ser el modo sino? Si un usuario ha visto que tu información ha sido útil para sus necesidades está dispuesto a considérate como alternativa. Aquí es justo donde debes presentarle tu cartel de productos, lo mejor que tienes reservado para las ocasiones especiales.

Esto es como la expresión esa del vino bueno y el vino malo: ¡dale el bueno a tu cliente! No estás para reservar esfuerzos para un futuro que puede no llegar si no haces bien las cosas en este momento tan determinante.

Para ello le darás la posibilidad de conocer tus mejores ofertas pero de forma sutil, de nuevo con delicadeza: no suenes a propaganda porque entonces te verá como un producto más del catálogo general y no volverá a caer en tu trampa.

Tu misión aquí es educar al cliente en tu cultura empresarial, es decir, crear un vínculo con él a través de la información. Eso sí, poco a poco y sin acosarle. Debes ser innovador y cordial, siempre conversando desde el respeto. Entretenle y verás cómo se va acercando a la fase de decisión.

3. Demuestra que vales.

Los dos pasos anteriores son muy importantes, pero éste es crucial: has conducido a tu usuario a la fase de decisión, es decir, te considera como alternativa muy posible, pero todavía no está seguro del todo.

Hay más competidores de por medio y debes afianzarte la venta como sea. ¿Cuál es el mejor método? Debes ser directo, transparente y confiado en que tu producto es el mejor. Si transmites esto al usuario lo tendrás ganado para siempre. Tienes que darle un aval de que es cierto, que no quieres engañarle.

Aquí entran de lleno ofertas de promoción, descuentos exclusivos, paquetes de productos…siempre a disposición del cliente y haciéndole sentir que es el único que puede acceder a dicha oferta, que es un privilegiado. Ofrece pruebas de servicio, que sepa lo que se va a perder si no te compra.

4. El ciclo sigue adelante.

Tu cliente no es de usar y tirar: debes mimarlo también después de la compra. Lo más maravilloso de un cliente conseguido no es el dinero que logras en esa transacción, sino más bien su satisfacción profunda, es decir, que lo más seguro es que vuelva a comprar.

Por eso mismo no solo debes atender a los clientes potenciales, sino también a los que ya tienes en el bolsillo. Cuídalos y ellos te cuidarán a ti a través de las ventas. Tendrás que deleitarlo una y otra vez para que no cese nunca en su intento de adquirir tu producto.

Mucha gente piensa que el verdadero valor reside en conseguir cada vez más clientes, pero no es así: el privilegio real es mantener a los que ya se tiene. Esto se logra con esfuerzo, dedicación y tiempo, sobre todo tiempo.

Por tanto la clave de esta fase es la creación de vínculos profundos, sentimentales si puede ser. Haz que sea una relación sólida y duradera y verás cómo los frutos llegan tarde o temprano a tu mesa.

Las tácticas que hemos comentado se basan en la experiencia de muchos años, no es un engaño y nunca lo será: hacer bien las cosas es el mejor camino, el trabajo a largo plazo el mejor estilo. Utilizar las estrategias adecuadas depende de ti, pero si quieres más información para asegurarte te recuerdo que puedes encontrarnos en las redes sociales.


//

Suscríbete gratis al blog | INCRENTA

LEE TAMBIÉN ESTOS ARTÍCULOS

Leave a Comment