Aspectos SEO en una tienda online: la indexación

No es lo mismo hacer SEO para un blog, una página corporativa, una landing page o un ecommerce.

Cada tipo de web es distinta y requiere una estrategia de posicionamiento web distinta. ¿Quieres mejorar el SEO de tu tienda online?

Aunque en general los factores SEO a tener en cuenta aplican de la misma forma a todo tipo de webs, hay ciertos aspectos que si tienes una tienda online, debes tener controlados para poder posicionar lo mejor posible y aumentar tus ventas.

Vamos a ver uno de esos aspectos, que en la mayoría de veces por puro desconocimiento se descuida. Son cosas que ocurren en muchos proyectos que cuentan con una tienda online. Ese factor es la indexación.

¿Qué dudas pueden surgir y cómo debes gestionar la indexación de las partes de tu tienda online?

En una tienda online pueden surgir muchas dudas acerca de las páginas que se deben indexar o no. Es decir, qué páginas queremos que los motores de búsqueda rastreen para que sean capaces de indexarlas.

Dentro de un ecommerce encontramos páginas tan importantes como Categorías, Subcategorías y las fichas de Producto, entre otras.

Por ejemplo en una tienda online de Informática podríamos tener como Categoría “Ordenadores”, como Subcategoría “Ordenadores portátiles” y como Producto “Ordenador Portátil Asus XI-320”.

Bien, la lógica te llevará a pensar que cualquier página deba ser indexada, porque claro, quieres vender tus productos. Bien, en ocasiones (cada tienda online es un mundo) hay que hacer sacrificios y desindexar algunas páginas.

¿Qué tener cuenta para decidir si indexas o no una página en tu tienda online?

Para responder a estar pregunta vamos a dividirlo por el tipo de página que forma tu tienda:

Categorías

Las categorías son una de las páginas más importantes en el SEO de tu ecommerce. Incluso a veces más que los productos.

Las categorías en la mayoría de los casos están trabajando una keyword con un volumen de búsqueda alto, por ejemplo, ‘Ordenadores’.

Es cierto que suelen ser keywords más genéricas y por lo tanto más competidas, pero si logras posicionar esa categoría podrás llevarte buena parte del tráfico.

Piensa además que una categoría alberga enlaces internos muy importantes, como enlaces a productos y subcategorías. Además de ese linkjuice, si consigues posicionar una página de categoría para una keyword suculenta y que genere conversión, conseguirás que esos visitantes vean de una vez muchos de tus productos y puedan acabar comprando.

Dicho esto, mi recomendación en la mayoría de los casos es que indexes y trabajes el posicionamiento de las categorías de tu tienda online.

Dentro de las categorías de un ecommerce es habitual ver cómo se trabaja y añade contenido en partes que no molesten a la navegación del usuario, como puede ser una barra lateral o el final de la página, justo después de los productos de esa categoría.

Mira el ejemplo de Zalando:

Optimización de categoría de Zalando

Subcategorías

Estas páginas pueden cumplir una función parecida que las categorías. A la hora de decidir si las indexamos o no, debemos pensar en varias cosas, como por ejemplo si se va a poder trabajar para que posicionen y si las keywords de esa página tienen volumen de búsqueda. También si es una keyword con intención de compra etc.

Si nos ceñimos al ejemplo que había puesto como subcategoría “Ordenadores portátiles”, ¿qué piensas? Es una buena palabra clave y valdría la pena trabajar la página de esa subcategoría para intentar posicionarla, por lo tanto sí la indexamos.

Indexando las subcategorías también conseguiremos que el flujo se distribuya por los enlaces internos hacia productos, que los crawlers puedan llegar a esas páginas. Algo importante si esos productos se quieren indexar y posicionar.

Productos

En las páginas de producto la palabra “depende” cobra mucho protagonismo.

¿De qué depende que desindexemos o no una página de producto? De varios factores.

1. Palabras clave:

Algo que determinará si debes desindexar un producto o no pueden ser las palabras clave.

Una vez hecho el keyword research con algunas de estas herramientas para encontrar palabras clave, sabrás el volumen de búsqueda que tiene cada uno de tus productos.

Si tienes un producto que es muy buscado y además la gente que lo busca tiene una intención de compra muy alta, perfecto, no solo indexarás ese producto si no que lo trabajarás lo mejor posible para que posicione.

A veces ocurre que tienes cientos o miles de productos en tu tienda online y el nombre exacto de ese producto no lo busca nadie.

Por ejemplo: “Ratón óptico X5-23LY”

Seguramente si tienes un producto como ese, tendrás una categoría y/o una subcategoría donde trabajes la keyword ‘ratón ordenador’ o ‘ratón óptico’.

2. Recursos disponibles:

Si tu tienda tiene 1000 productos (que tampoco es una exageración) y pretendes indexar todos esos productos deberás generar un contenido suficiente y de valor en cada una de esas fichas que te permitan trabajar esas intenciones de búsqueda.

Y eso lleva tiempo.

No olvidemos tampoco el factor crawl budget. Esos mil productos que pretendes indexar deben ser rastreados por Google y si el contenido no es de valor, no puedes posicionar esa página… estarás gastando un precioso presupuesto de rastreo en vano.

3. Contenido duplicado: las fichas de producto pueden generar contenido duplicado por varios motivos.

TRUCO: Comprueba el contenido duplicado con Siteliner

Podría darse el caso en el que varios productos similares o iguales, y que solo tienen alguna característica distinta como el color o la talla, generen contenido duplicado por sus descripciones.

Ocurre también con productos similares que no necesariamente tienen que ser los mismos.

Es habitual ver este problema de contenido duplicado, pero ahora externo, con tiendas online que utilizan el sistema dropshipping. En estos casos la descripción de los productos se genera directamente desde la ficha del proveedor y no se puede cambiar (en la mayoría de ocasiones). Esto genera un contenido duplicado externo que puede llegar a perjudicarte mucho.

Ante estos casos existe la opción de desindexar ciertos productos e intentar posicionar con categorías o subcategorías.

Tampoco se trata de desindexar todos los productos, puedes decantarte por aquellos que no te interesa indexar y dar a Google aquellos que sí te merece la pena y vas a trabajar de cara a SEO.

Toma nota de cómo utilizar la meta etiqueta “noindex” para desindexar tus páginas.

Lo que tienes que tener en cuenta antes de desindexar cualquier página

Puede que tengas más o menos claro que debes desindexar algunas partes de tu ecommerce, pero antes de tomar esa decisión, debes hacerte algunas preguntas y contestar a ellas utilizando algunas métricas.

 ¿Están posicionadas?

Quizás esas páginas que pretendes posicionar y que piensas que restan más que suman a tu SEO, estén ya posicionadas. Utiliza herramientas como SEMrush para descubrir si esas páginas tienen una buena posición para ciertas keywords.

Para ello, introduce la URL de la página que quieres analizar en el buscador de SEMrush y comprueba el posicionamiento de esa página. ¿Está en primera página, segunda, tercera?

Este paso te puede ayudar pero no es definitivo. Piensa que estas herramientas tienen una base de datos limitada de palabras clave y puede que no esté recogiendo aquella para la que estás posicionando.

¿Son keywords de valor?

Otra pregunta que debes hacer es si esas keywords para la que posicionan esas páginas merecen la pena.

Existen casos en los que una página posiciona para ciertos términos que poco tienen que ver con la temática, pero ahí están. No aportan nada, apenas tráfico, tienen un CTR muy malo…

Son keywords interesantes aquellas que pueden traer tráfico cualificado, es decir, tráfico que te permita conseguir tus objetivos, conseguir ventas.

¿Reciben tráfico orgánico? ¿Cuánto y cuándo?

Además de lo que te digan ese tipo de herramientas debes comprobar el tráfico real a esas páginas. Utiliza Google Analytics o incluso Search Console.

En la primera puedes analizar los últimos 6 meses, viendo el informe de Adquisición > Organic Search > Dimensión secundaria > Página de destino o bien en el informe de Comportamiento > Todas las páginas > Dimensión secundaria > Fuente > Google (como filtro avanzado).

También podrías hacerlo yendo al grano con segmentos personalizados.

¿Ha recibido tráfico orgánico esa página en los últimos 6 meses? ¿En los últimos 3? ¿En el último mes?

También te puedes ayudar de Google Search Console. Con su función de Analítica de búsqueda sabrás si esa página recibe impresiones, clics y su posicionamiento medio para una consulta en concreto.

Google Search Console te permite ver las impresiones de tu web en los resultados de búsqueda en función de las palabras clave que usan los usuarios

Conclusión

Cuando quieras mejorar el posicionamiento web de tu tienda online piensa en indexar aquellas páginas que verdaderamente interesen, trabajar e indexar páginas que puedas posicionar para búsquedas que conviertan.

Valora lo que hacer con páginas que te generan contenido duplicado interno/externo. Piensa qué puedes hacer si tienes demasiados productos y no puedes optimizar todas esas páginas y si la gente busca esos productos.

Focaliza tu trabajo SEO y dale a Google las páginas que quieres indexar. No malgastes el crawl budget.

LEE TAMBIÉN ESTOS ARTÍCULOS

Leave a Comment