¿Cómo funcionan las startups?

Cualquier startup, empresa de nueva creación con un marcado carácter innovador, tecnológico y de riesgo, está casi condenada a su desaparición ya de inicio por muchos factores. O, al menos, a una vida muy efímera, ya que tan solo el 2% sobrevive al cabo de cinco años, debido fundamentalmente a la falta de financiación.

A los políticos se les llena la boca con la palabra ’emprendedurismo’ con la crisis como telón de fondo. ¡Hasta han promovido una nueva normativa sobre la materia ante las peticiones del mundo empresarial! Lo cierto es que en España nunca ha existido tradición de emprender debido a:

Profesionales acomodados: en España el 74% de los trabajadores quiere ser funcionario; sólo el 4% desea ser empresario.

Foco de desarrollo a corto plazo: los modelos de negocio españoles siempre se han basado en la ‘cultura de pelotazo’ (ladrillo), en ganar dinero a muy corto plazo, sin construir un valor de marca.

Pymes no competitivas: el sector de la pequeña y mediana empresa siempre ha sido el gran olvidado en España. En la actualidad, solo el 23% tiene web, y un pírrico 4% despliega estrategias de ecommerce.

-Pánico al fracaso: lo que en teoría debería ser una experiencia para aprender, en España se ha convertido en motivo de pánico. Cuando te pegas un batacazo, el empresario español lo primero que hace es levantarse como si no hubiera pasado nada, pero solo para cerciorarse de que nadie le ha visto como se caía.

Con todo este panaroma, se antoja complicado triunfar con una startup. En este post vamos a analizar los principales escalones por los que pasan estas peculiares empresas.

Etapas de las startups

Seed Stage (etapa semilla): es la etapa inicial de la concepción de la idea de negocio y el desarrollo de producto o servicio. Un equipo muy reducido da forma a ese primer ‘boceto’. No hay un ‘business plan’ construido y definido al 100%, ni un prototipo con el que aterrizar en el mercado.

Early Stage (etapa temprana): el producto ya está en el mercado, aunque probablemente no sea el producto final, sino un mínimo viable, y empieza a existir una masa crítica de clientes que lo están adquiriendo.

La compañía empieza a crecer de forma exponencial, por lo que es normal que haya un crecimiento en la plantilla, ya que posiblemente el modelo de negocio esté dando sus primeros frutos.

Growth Stage (etapa crecimiento): es el momento del potenciar el crecimiento y alcanzar el ‘break even point’. La startup está consolidada, con una posición estable dentro de su sector. Es muy importante en esta fase dos aspectos:

1.- Los productos y servicios tienen que seguir mejorándose para luchar en un mercado competitivo.
2.- Es vital controlar la estructura de costes para ir ganando cuota de mercado.

Expansion stage (etapa expansión): tras pasar por varias etapas ha llegado el momento de dar el salto, expandirse a otros mercados y segmentos. Es una de las fases que más riesgo conlleva. No se puede dar puntada sin hilo, cada paso tiene que estar medido, meditado y apoyado en una estrategia clara.

Exit (salida): si eres de las pocas startups que ha conseguido llegar hasta aquí, y tras un duro ‘viaje empresarial’ llega la posibilidad de la venta (exit). Dos son las principales opciones:

-Vender la startup a otra compañía que ve en ella una oportunidad para mejorar su producto o servicio (puede ser una fusión, una absorción,…)

-Que la startup comience a cotizar en bolsa (no es habitual en España)

¿Tienes una startup? ¿En qué fase te encuentras? En cualquier fase en la que estés necesitarás apoyarte en una potente estrategia de marketing online . En Increnta buscamos ayudarte a recorrer ese duro camino hasta la etapa final. ¿Quieres conocernos?

Suscríbete gratis al blog | INCRENTA

LEE TAMBIÉN ESTOS ARTÍCULOS
Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment