Marketing Emocional: para vender primero debes enamorar

La relación actual entre consumidores y marcas ha llegado a un punto en el que las marcas crean experiencias de tal forma que generan emociones. Esto se ha podido llevar a cabo gracias al marketing emocional que no se encarga exclusivamente de vender sino que busca conectar con el público de la marca.

El marketing emocional seduce a los consumidores para poder llegar a su corazón, lo que genera una cercanía que aumenta las posibilidades de venderle productos o servicios.

¿Por qué el Marketing Emocional?

Los mercados están llenos de productos que tienen ofertas de valor similares, lo que hace difícil que las marcas destaquen. El marketing emocional puede lograr por medio de los deseos, anhelos y aspiraciones de los consumidores que las marcas sobresalgan.

¿Y su objetivo?

Podemos hacer una analogía entre las relaciones amorosas, el marketing emocional y el Inbound marketing ya que tienen la misma finalidad crear una relación estable y duradera.

Estamos en la era digital donde la conversación entre marcas y consumidores ha evolucionado a ser bidireccional, lo que permite una mejor comunicación.

Las marcas pueden aprovechar esto y convertir sus usuarios y consumidores en “prosumers”, es decir;  productores y consumidores que ayudan a mejorar los productos/servicios e imagen de la marca.

¿El marketing emocional tiene similitudes con el Inbound Marketing?

¡Claro que sí! Además de la búsqueda de una relación estable con sus consumidores, el marketing emocional y el inbound marketing tienen las siguientes semejanzas especialmente en sus procesos:

Atracción

Ambos buscan tener presencia en donde se encuentra su público objetivo, para atraer.

Seducción

La etapa de seducción ocurre cuando se conoce los gustos y aspiraciones del buyer persona y la marca realiza una acción con el fin de comunicarle algo.

Conexión

A través de la comunicación bidireccional se empieza una conversación que le puede aportar tanto al consumidor como a la marca.

Intercambio

Ya la marca y el cliente se conocen; lo que permite a la marca dar el siguiente paso, ofrecerle un producto o servicio para satisfacer su necesidad.

Cliente Satisfecho

En esta parte tanto en el marketing emocional como en el Inbound marketing, la oferta que se le propuesto debe cumplir con las expectativas del consumidor.

Repetición de compra

Un cliente satisfecho es un cliente que es propenso a comprar nuevamente el satisfactor de su necesidad.

Relación formal

Cuando la relación entre marca y consumidor es estable esto se ve reflejado en los diferentes canales ya que hay comunicación entre ambos.

Cliente fiel

Si la relación ha llegado hasta este punto quiere decir que ya has conseguido enamorar a tu cliente con tu marca.
Embajador de marca

Finalmente cuando la relación es estable y duradera tu cliente se convierte en un embajador de marca quien además de ser el ejemplo de los valores de tu marca y recomienda tu marca donde quiera que vaya; ya se en el mundo offline como en el online.

Marketing Emocional

Aplicando el marketing emocional

Ya hemos hablado de las características del marketing emocional, pero no hemos hablado de cómo se puede aplicar. Existen diversas formas de implementar el marketing emocional, aquí te dejamos algunas opciones:

Storytelling

Con el storytelling se puede cautivar al usuario de tal forma que se crea una conexión emocional a través de una historia, en donde el personaje del relato puede tener una relación con la marca.

Inbound marketing

Dentro del embudo de conversión se puede aplicar el marketing emocional. La parte emocional se puede incluir en cualquiera de los tres fases del proceso inbound (visibilidad, captación y fidelización).

En este caso el consumidor debe ser el centro de atención de los esfuerzo de fidelización con la marca.

¿Quieres saber más sobre inbound marketing?

En Increnta te podemos ayudar a implementar una estrategia de inbound marketing  que logre alcanzar los objetivos de tu empresa. ¡Contáctanos!

LEE TAMBIÉN ESTOS ARTÍCULOS

Leave a Comment